Medio Ambiente libera un águila culebrera y un águila calzada tras recuperarse...

Medio Ambiente libera un águila culebrera y un águila calzada tras recuperarse de sus lesiones

Compartir
El delegado de Medio Ambiente durante la suelta de un águila Calzada.
El delegado de Medio Ambiente durante la suelta de un águila Calzada.
El delegado de Medio Ambiente durante la suelta de un águila Calzada.

La Delegación territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, ha liberado en el paraje Los Murtales, en el término municipal de Turre, un águila calzada (Hieraaetus pennatus) y un águila culebrera (Circaetus gallicus), tras su rehabilitación en el Centro de Recuperación de Especies Amenzadas (CREA) Las Almohallas.

Las aves fueron localizadas con síntomas de desnutrición y fueron trasladadas por los agentes de medio ambiente al Centro de Recuperación de Especies Amenazadas (CREA) Las Almohallas en Vélez-Blanco, en el que han permanecido quince días hasta su suelta

Después de un periodo inicial de recuperación, las rapaces pasaron al ‘voladero’, una instalación del CREA, dedicada al fortalecimiento del vuelo de las aves, para comprobar su perfecta aclimatación al medio y sus aptitudes para la captura de presas. Una vez verificada la rehabilitación completa para su vuelta a la libertad, el delegado de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Antonio Martínez, junto con la alcaldesa de Turre, Isabel López, han procedido a la liberación de ambas aves.

Hieraaetus pennatus

El águila calzada (Hieraaetus pennatus) es el águila europea de menor tamaño y una de las más pequeñas del mundo, con una longitud de entre 46 y 53 centímetros y una envergadura alar de 1,10 a 1,35 metros. Un rasgo singular de esta especie es que hay dos clases de águilas calzadas, una oscura y una clara.

Los adultos de la primera muestran un color castaño uniforme por casi todo su cuerpo y la cola es grisácea. Los adultos de la fase clara presentan las partes superiores marrones, con el vientre de color ante con bandas marrón oscuro y claro con la cola  gris. Llama mucho la atención el contraste de blanco y negro de su plumaje, cuando se las ve planear desde abajo.

Se trata de una especie muy adaptable que vive en una gran variedad de hábitats como bosques, prados y áreas arbustivas, acantilados montañosos y marinos e incluso áreas desérticas y semidesérticas, desde el nivel del mar hasta los 1.200 metros de altitud.  Se alimentan de pequeños mamíferos de hasta el tamaño de un conejo, pasando por pequeñas aves, lagartos, anfibios e incluso insectos.

Circaetus gallicus

El águila culebrera (Circaetus gallicus) tiene un considerable tamaño de entre 62 y 70 centímetros de longitud y de entre 166 y188 de envergadura. Sus alas son largas y anchas y presenta cola bandeada, de extremo recto, y cabeza ancha con capuchón oscuro hasta el pecho. Contrasta el pardo del dorso con el blanco con barras oscuras de las partes inferiores y sus ojos tienen iris amarillo.

Es un ave forestal, por lo que vive en zonas boscosas desde el nivel del mar a los 1.400 metros de altitud y su alimentación está especializada en el consumo de reptiles, generalmente ofidios.

952 animales en el CREA

El CREA Las Almohallas, ubicado en el Parque Natural Sierra María-Los Vélez, es  centro de referencia en la provincia para el rescate, tratamiento y recuperación de ejemplares de fauna silvestre. Durante el pasado año 2016, pasaron por las instalaciones de este Centro de Recuperación de Especies Amenazadas 952 animales de distintas especies, de los que 183 fueron aves. Asimismo, una media de casi dos tercios de los animales que son tratados en el CREA son devueltos a la naturaleza después de recuperarse de sus heridas.

El delegado de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Antonio Martínez, ha  indicado que, ante el hallazgo de un ejemplar herido, es necesario alertar a través del Servicio de Emergencias 112 o ponerse en contacto con los Agentes de Medio Ambiente o Guardia Civil.

No hay comentarios

Deja un comentario