“La solución para salvar el río Aguas es parar los sondeos ilegales”

“La solución para salvar el río Aguas es parar los sondeos ilegales”

La plataforma 'Acuíferos Vivos' lleva al Parlamento andaluz la sobreexplotación del acuífero que alimenta el río Aguas, en el Levante Almeriense

Compartir
José María Calaforra en la manifestación del 4 de noviembre de 2017 contra la sobreexplotación de los acuíferos almerienses
José María Calaforra en la manifestación del 4 de noviembre de 2017 contra la sobreexplotación de los acuíferos almerienses

José María Calaforra en la manifestación del 4 de noviembre de 2017 contra la sobreexplotación de los acuíferos almerienses
José María Calaforra en la manifestación del 4 de noviembre de 2017 contra la sobreexplotación de los acuíferos almerienses

El río Aguas corre un grave peligro. Es un hecho, comprobable a simple vista: durante varios meses del año este río del Levante Almeriense se seca completamente, perjudicando gravemente el ecosistema que se ha creado en torno a él. Por problemas como éste renació en 2016 la plataforma ‘Acuíferos Vivos’, que trabaja en favor del buen uso de los acuíferos y manantiales de agua de la provincia de Almería.

'Acuíferos Vivos' es uno de los colectivos que integra la plataforma 'Salvemos Las Salinas'
‘Acuíferos Vivos’ es uno de los colectivos que integra la plataforma ‘Salvemos Las Salinas’

‘Acuíferos Vivos’, además, resalta el valor el agua en la cultura almeriense y se ha comprometido en la lucha contra proyectos empresariales y urbanísticos que amenazan todavía más el agua de la provincia, como el proyecto de construcción sobre las Salinas de Roquetas.

Hablamos con el presidente de la plataforma José María Calaforra, doctor en Ciencias Geológicas y profesor de Hidrogeología en la UAL. En su incansable batalla contra las grandes empresas que sobreexplotan los acuíferos almerienses, el pasado 7 de marzo esta plataforma llevó al Parlamento andaluz una serie de medidas para, efectivamente, salvar el río Aguas y su acuífero.

¿Cuál es la situación actual del acuífero del río Aguas? ¿Ha mejorado con las últimas lluvias?

Al acuífero le cuesta trabajo llenarse a causa la sobreexplotación. Los niveles han descendido tanto en los últimos años que, aunque tengamos unas lluvias aparentemente muy copiosas, el acuífero lo absorbe todo y el manantial continúa con niveles bajos.

¿Qué medidas planteó ‘Acuíferos Vivos’ recientemente al Parlamento andaluz?

En primer lugar, hay que hacer un estudio hidrogeológico de detalle, de la cabecera de alimentación del río Agua. A través de datos indirectos sabemos que es el río más sobreexplotado de Andalucía, pero no se conoce el nivel de agua exacto ni las extracciones al acuífero.

Después, al identificar que el acuífero está en mal estado, la propia Ley de Aguas y el Plan Hidrológico establecen que hay que iniciar un plan de recuperación y ordenación de los recursos de ese acuífero, y no se ha iniciado. Además, este plan de recuperación se tiene que iniciar en el primer o segundo año después de la detección. Se detectó en 2005 y se sabía que estaba mal; en 2010, con el Plan Hidrológico, fatal; y en la revisión de 2015, peor.

En el tercer punto, ya que se han localizado los sondeos ilegales, se les deben aplicar unas medidas cautelares. Por ejemplo, los sondeos de Castillo de Tabernas fueron denunciados en 2008 y la multa por parte de la Junta de Andalucía ha sido de 1.400.000€ ahora en 2018. Han tenido que pasar 10 años desde que se genera la denuncia hasta que se pone la multa, y el sondeo ha seguido funcionando. Si se encuentra un sondeo que antes no existía, que no tiene ningún tipo de control, que no se sabe el caudal que se está extrayendo… La medida cautelar es el cierre. Lo dice cualquier ley: cuando la ilegalidad es patente, hay que actuar sobre ella.

¿Cuál fue la respuesta del consejero de Medio Ambiente?

El consejero lo único que hizo fue responder responder con las mismas palabras que utilizó en otra pregunta que se hizo en junio, sin ningún tipo de variación.

¿Qué posición toma la Junta de Andalucía ante el problema de los acuíferos sobreexplotados?

La Junta de Andalucía siempre echa los balones fuera hacia el Gobierno central. Para ellos la solución a todos los males de la cuenca mediterránea es la desalación, que no es competencia de la Junta de Andalucía sino del Gobierno central, y lo que hacen es pasarles la bola a ellos.

¿Acaso la desalación no es una solución?

Las desaladoras no son la solución a la falta de agua
Las desaladoras no son la solución a la falta de agua

Vamos a plantear el problema: la desalación significa que desde una zona costera, como Carboneras, hay que llevar el agua desalada a una cota de 400 metros de altura sobre el nivel del mar. El precio del agua en la costa es de 50 céntimos el metro cúbico de agua, que ya es caro; pero es que para elevarla el precio se pone por encima del euro el metro cúbico. Sin embargo, el coste de los sondeos para sacar el agua en la zona no es más caro de 10 céntimos.

Con lo cual, tú no puedes decirle a un gran empresario agricultor en cuestión que te compre el agua desalada a 1€, diez veces más cara, y que deje de extraer agua del acuífero. Por el contrario, lo seguirá haciendo hasta que no haya agua.

¿Y el pequeño agricultor?

Está indefenso completamente, porque el gran agricultor puede profundizar más con sus pozos y extraer toda el agua del acuífero de forma ilegal en muchos casos, mientras que los pequeños sondeos se quedan secos porque no pueden llegar tan abajo.

Recientemente hemos leído en prensa que habrá toda el agua que se quiera para los agricultores.

Como nosotros aquí en la provincia no vemos el agua… no es como donde tienen cauces fluviales y tú ves el agua que pasa por el Ebro o por el Duero. Pero aquí en Almería da la impresión de que hay agua para todos, porque el subsuelo no se ve y ni siquiera se controla ni planifica. Lo que no se ve, da la impresión de que no se tiene que proteger. Sin embargo es un acuífero que esta bajando y bajando los niveles de agua de manera totalmente insostenible.

¿Qué solución plantea ‘Acuíferos Vivos’?

Plantaciones de olivo intensivo en Tabernas, que requieren un elevado aporte de agua
Plantaciones de olivo intensivo en Tabernas, que requieren un elevado aporte de agua

La solución es parar los sondeos ilegales, como medida cautelar; saber perfecto cuál es el estado del acuífero y hacer una planificación: tengo tanta agua y en consecuencia puedo cultivar tantas cosas. Se ha hecho al revés: se planta y luego resuélveme el problema. Además, este tipo de cultivos de olivo intensivo es bastante especial. Antes un olivar tradicional se regaba solamente un poco antes de la recolección como mucho y daba trabajo a varias familias, pero ahora el superintensivo son 1.000 hectáreas en las que 2 o 3 tractores hacen todo el trabajo.

¿Cómo están siendo recibidas vuestras propuestas?

En la propia comarca se están dando cuenta de que este tipo de cultivo no es beneficioso para la población: si les están quitando el agua y no da trabajo, ¿qué más quieres?

Una vez detenidos los sondeos, ¿qué futuro tiene el acuífero del río Aguas?

El acuífero empieza a recuperar una vez que haya más entrada de agua que salida. Ahora mismo al año entran 5 hectómetros cúbicos, y le salen 16. Por tanto, cada año estamos quitando a la reserva del acuífero 11 hm3 de la reserva del acuífero. Lo primero es igualarlo, si entran 5, sacar 5.

Y la población de estas comarcas, ¿cómo responde ante este acaparamiento del agua por las grandes empresas?

Si un agricultor no tiene agua, tiene que emigrar o cambiar de trabajo. Hay poblaciones con importantes manantiales como Góchar o Los Caños, que eran vergeles de agricultura tradicional. Si comparamos la foto de 1970 y 2010, cuando el manantial ha sido secado por los sondeos,  es espantoso. Abandono total, aldea caída… Los que están extrayendo grandes cantidades de agua son los que tienen grandes cantidad de terreno. El problema viene por los grandes agricultores, no son los pequeños.

No hay comentarios

Dejar una respuesta