Más de dos horas con la música de películas inolvidables

Más de dos horas con la música de películas inolvidables

Compartir

La Film Syumphony Orchestra saludando al público de Roquetas.
La Film Syumphony Orchestra saludando al público de Roquetas.

La Film Symphony Orchestra abrió el año 2018 en el Teatro Auditorio de Roquetas de Mar con un concierto memorable, de los que costará tiempo olvidar, ya que ofreció un amplio repertorio de música de cine, bajo la batuta de Constantino Martínez-Orts. Soberbia la formación de 70 músicos bajo la dirección de este genial director de orquesta, que fue desmenuzando cada una de las piezas que interpretaron sobre el escenario del Auditorio roquetero.

El público en silencio se deleitó con la magnífica banda sonora de ‘Éxodo’, así como con otras bandas sonoras como la de ‘Bailando con lobos’ o la última ganadora del Óscar, ‘La la land’, aunque el arranque del concierto fue con ‘Casablanca’. Nueve minutos sublimes toda la Film Symphony dejó sin respiración al público con una puesta escena brillante.

Constantino Martínez-Orts fue ofreciendo una breve e interesante introducción a cada una de las obras interpretadas, que combinaban algunos clásicos con otras más actuales. Comenzaba el concierto de la Film Symphony Orchestra con la partitura que Max Steiner compuso para ‘Casablanca’. Durante nueve minutos sonó ‘As time goes by’ y ‘La marsellesa’.

Otra pieza clave del concierto fue la partitura ganadora del Oscar en 1960, la que Ernest Gold compuso para ‘Éxodo’ de Otto Preminger. Un tema con cierto aire épico, como comentó el director de la Orquesta. La ejecución fue sensacional y el público aplaudió mucho, y todavía quedaba mucho por escuchar en la noche.

Luego llegó una de las grandes partituras de John Barry, el tema de John Dunbar de ‘Bailando con lobos’, donde hay un solo de trompeta que el público escucho en un silencio sepulcral. Claro que para ponerle emoción a la noche, la Film Symphony hizo el tema principal de ‘Tiburón’, un gran tema de John Williams. Una música donde la tensión ante la presencia del tiburón se palpó en el patio de butacas.

Luego la Orquesta hizo la suite de ‘Pearl Harbour’ de Hans Zimmer y dos temas de ‘Rogue One’, la última película estrenada de Star Wars. Interpretaron la ‘Suite de la esperanza y Jyn Erso’ y la ‘Suite imperial’, un excelente trabajo de Michael Giacchino. Seguía la segunda partitura de John Williams de la noche, la de ‘Hook’.

Terminaba la primera parte del concierto con el famosísimo tema principal de ‘Rocky’, de Bill Conty. Todo el público recordaba a Sylvester Stallone. Hay que destacar que esta banda sonora es una de las principales de la década de los 70.

La segunda mitad del concierto de la Film Symphony Orchestra comenzaba con la suite de ‘Tomsbtone’ de Bruce Broughton, con una magnífica ejecución. A continuación hicieron una suite de la partitura de “Up”, que le valió a Michael Giacchino su hasta ahora único Oscar.

Ennio Morricone no podía faltar en un concierto de la Film Symphony Orchestra. Por eso, el público pudo disfrutar de ‘El Oboe de Gabriel’ de ‘La Misión’ con un solo de oboe que fue sublime. El concierto continuó con ‘La máquina de escribir’, de Leroy Anderson, para máquina de escribir y orquesta, que fue usada en la película ‘Lío en los grandes almacenes’ de Jerry Lewis. Otro gran momento de la noche.

Una suite de ‘Titanic’, partitura de James Horner fue interpretada por la formación dirigida por Constantino Martínez-Orts y luego ‘Yo soy Iron Man’, de la película del súper-héroe de Marvel, compuesta por John Debney.

El final del concierto fue apoteósico con el epílogo orquestal de ‘La la Land’, partitura de Justin Hurwitz de gran belleza. Terminaba el concierto de la Film Symphony Orchestra con la partitura que Hans Zimmer compuso para ‘El hombre de acero’.

Llegó la hora de los bis, con lo que la Film Symphony Orchestra hizo el tema principal de la serie ‘Juego de tronos’ y el tema de la cantina del episodio IV de ‘Star Wars’. En medio de tanta calidad musical, hubo una declaración de amor de un joven a una joven entre el público. Fue el colofón a una gran noche.

No hay comentarios

Deja un comentario