La procesión cierra las fiestas del Puerto de Roquetas

La procesión cierra las fiestas del Puerto de Roquetas

Compartir

Lluvia de pétalos para Santa Ana.
Lluvia de pétalos para Santa Ana.

Los vecinos de El Puerto, demás roqueteros y visitantes, demostraron este miércoles la enorme devoción que sienten por la Virgen del Carmen y Santa Ana en la procesión que cierra estas tradicionales Fiestas que arrancaron el pasado 21 de julio. Miles de personas acompañaron a las imágenes en la procesión terrestre-marítima, acto religioso que se convierte en uno de los más multitudinarios de cuantos se celebran en el municipio a lo largo del año.


A las 18 horas, con rigurosa puntualidad, comenzaba la procesión. Las imágenes de la Virgen del Carmen y Santa Ana salían de la Iglesia de El Puerto en dirección al Faro. La procesión contó con la organización de la Mayordomía de Santa Ana y Nuestra Señora del Carmen, en colaboración con la Delegación de Deportes y Tiempo Libre del Ayuntamiento de Roquetas de Mar.

A la procesión asistió una amplia representación de concejales del Consistorio roquetero con la presencia de Gabriel Amat, alcalde de Roquetas de Mar. Dos bandas de música acompañaron a las imágenes en la procesión. La Agrupación Musical Nuestra Señora del Rosario, de Cuevas del Almanzora, acompañó a la Virgen, y la Unión Musical Roquetas a Santa Ana.

Lavado de cara

El paso del desfile procesional por la calle Faro, en su parte más estrecha, dejó imágenes y momentos muy emotivos. A las 19 horas la procesión llegó al Faro de Roquetas de Mar. En este punto se llevó a cabo el tradicional lavado de cara a Santa Ana que hicieron el párroco de Santa Ana y San Joaquín, Javier Yepes; Gabriel Amat, alcalde de Roquetas de Mar, y Sofía Jiménez, que fue la persona que salió del sorteo que se realiza el día anterior. La persona encargada de recoger el agua para el lavado, que también se designa por sorteo, fue Ana María Pomares.

Después las imágenes llegaban a la lonja del Puerto para ser embarcadas e iniciar la parte marítima de la procesión, en dirección a Aguadulce. El barco El Rata Segundo llevó a Santa Ana, y el Francisco Ramón Segundo a la Virgen. Durante el recorrido se realizaron ofrendas y se detonaron cohetes en honor a la Virgen y Santa Ana.
De regreso al Puerto roquetero, la procesión continuó por la feria hasta llegar de nuevo a la iglesia. Antes de finalizar la procesión se detonó un espectacular castillo de fuegos artificiales en honor a las imágenes.

José Juan Rubí, concejal de Deportes y Tiempo Libre del Ayuntamiento de Roquetas de Mar, expresó su satisfacción por lo “bien que ha salido todo. La procesión ha sido muy seguida, los roqueteros y visitantes han demostrado su devoción a Santa Ana y a la Virgen. Estamos muy satisfechos por cómo han transcurrido la procesión y las Fiestas en general. Han sido unos días espléndidos en los que hemos tenido una altísima participación en todas las actividades, así como la visita de miles de personas procedentes de otros puntos de Almería, España y el extranjero que han tenido la oportunidad de conocer Roquetas durante las Fiestas de El Puerto. Estamos seguros de que volverán”.

Cucaña

Previamente este acto religioso, las fiestas de Santa Ana y la Virgen del Carmen celebraron la tradicional cucaña. Miles de personas abarrotaron los muelles del Puerto de Roquetas de Mar para ver este curioso juego. Otras muchas personas siguieron el transcurso del juego a bordo de diferentes embarcaciones o, simplemente, subidos en colchonetas o kayaks. Es difícil aportar un número de espectadores concreto, pero lo que sí se puede afirmar es que fue la más seguida de los tres últimos años.

La Cucaña del Puerto se erige en una singular tradición que representa una inequívoca seña de identidad roquetera. Por acontecimientos como este, y la solemne procesión, entre otros muchos actos, estas Fiestas están Declaradas de Interés Turístico Nacional de Andalucía.

Francisco Vargas, ganador en la cucaña.
Francisco Vargas, ganador en la cucaña.

La Cucaña de este año volvió a ser emocionante. Contó con unos 50 participantes. Valientes que debían mantener el equilibrio encima del mástil, impregnado de grasa, instalado en la lonja, para intentar coger una de las dos banderas que coronan a los ganadores del primer y segundo premio, las banderas de España y Andalucía respectivamente.

Pasada la media hora de juego, Francisco Vargas lograba, con enorme pericia, atrapar la bandera de España, premiada con 400 euros. Después fue necesaria casi otra media hora para que algún participante se hiciese con la bandera de Andalucía, con un premio de 200 euros. Fecho Toth lo logró en la tercera ronda.

No hay comentarios

Deja un comentario