La cementera de Gádor podría aprovechar los residuos domésticos

La cementera de Gádor podría aprovechar los residuos domésticos

Compartir

Manuel Góngora y Lourdes Ramos han visitado la cementera de Gádor.
Manuel Góngora y Lourdes Ramos han visitado la cementera de Gádor.

El rechazo de los residuos domésticos que se generan en la Planta de Recuperación y Compostaje de Gádor, donde depositan su basura los 56 municipios pertenecientes a los Consorcios I y II de la provincia, podría valorizarse energéticamente como combustible para alimentar la Cementera de Gádor.

Al menos este es el objetivo, tanto del presidente del Consorcio del Sector I (Poniente), Francisco Góngora Cara, como de la presidenta del Consorcio del Sector II, Lourdes Ramos Rodríguez, que acompañados por técnicos de ambos consorcio y de la Diputación Provincial, se han reunido con los responsables de CEMEX de Gádor para comenzar a estudiar la posibilidad de valorizar en dicha Cementera los residuos de la Planta de Recuperación y Compostaje Gádor que no es posible reciclar o transformar en otros productos reutilizables.

Ambos presidentes señalan, que la valorización de los residuos en cementeras es una práctica muy extendida en toda Europa y en muchas cementeras de España, por lo que se materializarse este proyecto “se abrirían nuevas vías para dar salida a los rechazos que se generan en la Planta de Gádor. Una posibilidad que evitaría depositarlos en el vertedero, liberando espacio y disminuyendo la emisión de gases efecto invernadero”.

Tanto Francisco Góngora, como Lourdes Ramos coinciden en poner de manifiesto en este sentido, que “las sinergias entre las plantas de tratamiento de residuos y las cementeras son enormes, debido a que el rechazo de los residuos domésticos que proviene de las primeras puede convertirse en combustible para las segundas, evitando el depósito de los residuos en los vertederos y ahorrando el consumo excesivo de materias primas por parte de las cementeras”.

El estudio que a van a comenzar a realizar ambos consorcios se centra precisamente en la posibilidad de evitar el último paso (la eliminación o vertido de los residuos) y valorizar energéticamente los residuos de los que ya no hay posibilidad de reciclaje o transformación en otro subproducto que pudiese ser de utilidad.

La finalidad última es evitar, que sean depositados en el vertedero todos aquellos residuos que hoy por hoy no tienen posibilidad de reciclaje o transformación, disminuyendo de este modo las emisiones de gases efecto invernadero que se producen por la acumulación de residuos en vertedero; así como contribuir a la reducción del consumo de materias primas no renovables en la cementera, como el carbón o el coque de petróleo, que se usan para el funcionamiento del horno”, concluyen señalando ambos presidentes.

En la actualidad la Planta de Recuperación y Compostaje de Gádor gestiona los residuos que generan 56 municipios de la provincia de Almería, más del 51 por ciento del total, dando servicio a una población que supera los 360.000 habitantes, cuyo volumen de residuos urbanos generados ronda las 158.000 tonelada anuales.

No hay comentarios

Deja un comentario