Energías renovables, la llave para detener el cambio climático

Energías renovables, la llave para detener el cambio climático

Compartir

La temperatura media del planeta puede subir hasta tres grados en las próximas décadas. Esta cifra, que a simple vista parece pequeña, supone cambios drásticos en diversas regiones, entre ellas, el Sureste de la Península Ibérica.

Investigadores de diferentes ámbitos consideran primordial poner las bases para detener el calentamiento global, para no llegar a los escenarios descritos en la pasada Cumbre de París, celebrada en 2015.

En ella, se establecieron tres escenarios futuros:

  • La temperatura global asciende 1,5 grados centígrados.
  • La temperatura sufre un aumento cercano a los 2 grados centígrados.
  • Se registra un aumento global de la temperatura de 3 grados.

Cualquiera de estos tres escenarios traerá consigo unas consecuencias letales para los espacios naturales y, no se puede olvidar, también para nuestro modo de vida actual.

Investigadores de instituciones nacionales e internacionales advierten de que los cambios en la región Sur y Este de la Península Ibérica serán todavía más acusados.

Se baraja un aumento de la temperatura de hasta seis grados; incremento en los fenómenos extremos como sequías y lluvias torrenciales.

Un escenario propicio para el crecimiento de los incendios forestales, que la Universidad de Murcia ha calculado en un cien por cien, en el caso en el que la temperatura aumente 3 grados; y de hasta un 40%, si el incremento se queda en 1,5.

Los incendios forestales agravarían la situación todavía más, ya que se daña enormemente el débil equilibrio que se mantiene en el monte.

Se conduciría así a una pérdida de biodiversidad, a una reducción de los espacios verdes, así como a la eliminación de pulmones naturales que contienen la contaminación.

Y aquí topamos con otro de los grandes problemas que no dejan de crecer. La polución se ha instalado en las ciudades y los gases de efecto invernadero están teniendo consecuencias incluso para la salud de las personas.

Es por ello que lugares tan importantes como la propia Ciudad de México haya puesto en marcha el proyecto Vía Verde para combatir la contaminación.

Se trata de una solución acertada y diseñada para su entorno. Sin embargo, sería insuficiente para esta región.

El Sur y el Este de la Península Ibérica se prestan como pocos lugares de Europa a convertirse en líderes en producción de energías renovables.

Se calcula que este entorno disfruta de unos 300 días al año de sol, así como de un regímenes de viento sostenido. Es decir, los ingredientes necesarios para hacer de este entorno una región líder europea en la producción de energía limpia.

Así que, si sabemos cuál es el problema y cómo se puede solucionar, ¿por qué no se toman medidas? Pues intereses económicos de un sector tan potente como el eléctrico es el obstáculo principal.

Pero tendrá que salvarse, ya que el planeta necesita una solución urgente y ésta son las energías renovables.

1 Comentario

Dejar una respuesta