Un grupo de voluntarios trabaja en el Jardín de las Plantas Aromáticas...

Un grupo de voluntarios trabaja en el Jardín de las Plantas Aromáticas de la UAL

Compartir
Varios voluntarios trabajan en el Jardín de las Plantas Aromáticas de la UAL.
Varios voluntarios trabajan en el Jardín de las Plantas Aromáticas de la UAL.
Varios voluntarios trabajan en el Jardín de las Plantas Aromáticas de la UAL.

La Universidad de Almería realiza actividades durante noviembre para culminar en el Día Internacional del Voluntariado con la creación del ‘Jardín de Plantas Aromáticas’ junto al CITE V, acción incluida en el proyecto ‘Los cinco en el Campus: mira, escucha, huele, toca y saborea’.

Algunos con algo más de destreza en el uso de las herramientas y otros con menos, todos han realizado un buen trabajo en equipo para culminar una acción que tendrá otras fases posteriores. Primero se ha preparado el terreno, se ha diseñado el jardín y se ha hecho la elección de las plantas, para después pasar a la plantación como tal. Además de esto se hará un diseño y colocación de carteles indicativos de las plantas así como de fichas para cada una de ellas, con indicaciones sobre sus utilidades. Pero lo más importante es lo que tiene de fondo, ya que con esta actividad se cierra un noviembre repleto de acciones para fomentar el voluntariado: “Todo el mes se ha dedicado a la solidaridad, empezando en la Feria UAL Joven, o iniciando el Programa Voluntarios UAL con 74 alumnos, y el Ecocampus está funcionando también”.

Así lo ha relatado Bernardo Claros, el director del Secretariado de Representación Estudiantil, Asociacionismo y Voluntariado del Vicerrectorado de Estudiantes y Empleo de la Universidad de Almería, quien ha ‘predicado con el ejemplo’ en esta iniciativa promovida precisamente por Ecocampus: “Entendíamos que la mejor manera de celebrar el voluntariado era cogiendo las herramientas y ponerse manos a la obra, sabiendo que la Universidad, además de la función que tiene con sus estudiantes, tiene también un compromiso que debe desarrollar con voluntariado, social y ambiental, que es el que hoy nos ha tocado”. Se ha desarrollado la creación del nuevo ‘Jardín de Plantas Aromáticas’ junto al CITE V, dentro del proyecto ‘Los cinco en el Campus: mira, escucha, huele, toca y saborea’, que promueve Ecocampus Almería.

En su nombre ha hablado Moisés Palmero, de la asociación ‘El árbol de las piruletas’, que justo es la secretaría técnica de Ecocampus en la UAL, “un proyecto para sensibilizar sobre la Red Natura 2000 de los espacios protegidos de la provincia de Almería, y eso se hace a través de la salida al campo y de acciones de voluntariado fuera”. Palmero ha precisado que se actúa también dentro del campus: “Se ha elegido la plantación de aromáticas para complementar la acción que está haciendo el CECOUAL de dotarlo de grandes colecciones vivas, y nuestro granito de arena, el esfuerzo de los voluntarios para que quede aquí el jardín”. Tomillo, romero, lavanda, también algunos granados… “un poquito de todo se ha traído”, ha comentado Palmero antes de añadir que “se va a hacer un hotel de insectos en el huerto”.

Desde CECOUAL, Esther Giménez, su directora, ha querido añadir que la colaboración en esta iniciativa viene porque “dentro del centro la única colección viva es el jardín botánico, en el que se lleva trabajando varios años”. Delante del CITE V quedan el jardín de los yesos y el jardín de la sal, y ahora en la parte de atrás se ubica el jardín de aromáticas. Jiménez ha indicado que en el centro del mismo irá un bebedero para los pájaros: “Esta zona es bastante tranquila, no es muy transitada, y tenemos unas cristaleras estupendas, de manera que podemos observar a las aves desde el otro lado”. Se trata igualmente de que la comunidad universitaria pueda disfrutar de todo el campus, incluido uno de sus extremos: “Poquito a poco vamos a ir destinando, con la ayuda de los voluntarios, cada uno de los alcorques que hay aquí a un tema concreto, como la ‘biodiversidad domesticada’ de frutales tradiciones de las cortijadas típicas de Almería”.

Al no ser demasiado grande, con la sola opción de “algún trabajo fin de grado pero no realizar investigación”, Esther Giménez ha dejado claro que es importante la función de “divulgación y de didáctica de este jardín de aromáticas, la transmisión de conocimientos a la sociedad”. En un año se espera poder disfrutarlo en todo su esplendor, como ha comentado Bernardo Claros, quien ha remarcado la labor del día a día en su Secretariado: “Estamos trabajando con personas que están en etapa de formación profesional y construcción personal, y el voluntariado es un complemento ideal para esa construcción al formar al individuo en aspectos que en el aula es complicado abarcar, en compromisos personales concretos con el entorno que le rodea, no es solo celebrar este día sino cultivar la solidaridad y sensibilizar”.

No hay comentarios

Dejar una respuesta