FICAL, mujeres al poder

FICAL, mujeres al poder

Por Melanie Lupiáñez Pérez.

Compartir
Todos los premiados en la gala de clausura de FICAL.
Todos los premiados en la gala de clausura de FICAL.
Todos los premiados en la gala de clausura de FICAL.

“La antesala de los Goya”, dijo Cayetana Guillén Cuervo, que fue la encargada d de conducir la ceremonia de clausura del Festival Internacional de Cine de Almería. Esta es la altura de miras a la que se aproxima un festival que empezó hace 15 años desde lo pequeño, los cortometrajes, y que crece con el arropo de directores como Alex de la Iglesia o la presencia de la mítica Sophia Loren.

Cortos a los que se sumaron largos como Verano 1993 y No sé decir adiós, nombres de peso y vencedoras de la pasada noche del sábado, cuando la alfombra azul del Auditorio Maestro Padilla fue un mar de estrellas. Mensajes tolerantes, esperanzadores, reivindicativos porque el cine es una ventana de libre expresión.

Palabras de apoyo a FICAL como las del director de la Academia de las Artes y las ciencias cinematográficas de España, Juan Álvarez, quien se mostró encantado de estar en Almería para que el festival “sea lo que merece ciertamente”, además manifestó el interés del organismo por “salir de Madrid” y “acercarse donde hay vida de cine”. El mensaje del veterano actor Juan Diego por su premio como mejor actor en la categoría Ópera Prima también caló hondo en los almerienses. “No sé quién debe más si Almería al cine o el cine a Almería”, dijo el sevillano cuando recordó el oeste de su infancia a solo unos kilómetros de donde vivía, aquella época dorada del Spaghetti Western.

Una noche que empezó con el porte, la elegancia y sensualidad característicos de Sophia Loren, ella es una diva, una grande del celuloide con mayúsculas. El halo que desprende una estrella en su pose, con su mirada, en un gesto, provoca admiración cuanto más si el patio de butacas está lleno de compañeros de profesión. La veterana actriz recibió el premio Almería Tierra de Cine con una calurosa ovación y la platea en pie, “più bella” decía una voz femenina desde el público. La italiana vestía un bonito vestido largo negro con grandes flores de lentejuelas que resaltaban su figura, tacones negros altos y su melena pelirroja suelta. La actriz se dirigió con paso firme al centro del escenario y desde un sencillo atril dedicó unas afectuosas palabras por el reconocimiento.

Los primeros galardones fueron de temática postal a cargo de Correos en este punto la segunda galardonada prendió la mecha, Alba Pino por Noviembre 1998, dijo: “es un corto sobre los sueños y como alcanzarlos. Estar hoy aquí es un sueño y gracias por la financiación porque siendo directora novel y mujer es difícil conseguirlo” la ovación fue tremenda y el pistoletazo de salida para las voces femeninas que pidieron más protagonismo de la mujer en el cine. Como la nombrada mejor actriz FICAL, Marta Nieto por su interpretación en Madre, quien dedicó el premio a las mujeres del cine. También la elegida como mejor actriz Ópera prima en No sé decir adiós, Nathalie Poza, se sumó a sus compañeras y reclamó a los guionistas “más mujeres en el cine”.

La joven directora argentina Lucía Ravanelli se llevó el premio a mejor corto internacional por Chike y su discurso no dejó indiferente “es bueno el espacio que se le dedica a la mujer en el cine porque el machismo está presente en todas partes y en el cine también”, dijo al término que sus compañeros rompieron en aplausos y vítores. La cinta en palabras de la autora “trata de romper con los prejuicios” y aborda el tema de la diversidad sexual.

La actriz Belén López acompañada por una guitarra y un piano interpretó dos temas, el primero con matices flamencos que embelesaban a la audiencia, no solo por la voz cálida y sensual de la artista, sino también por su interpretación, sus movimientos y el sentir que transmitía. El segundo tema fue compuesto en italiano para Sophia Loren, dijo López.

“Los valores humanos deben ser una frase trending topic cada día” fueron las palabras del director Santiago Zannou cuando su corto Vernon Walks ganó el premio Amnistía Internacional. “Que bueno que el cine volvió a traspasar fronteras”, proclamaba el director de Genaro cuando recogía el premio de su paisano colombiano, Álvaro Castellanos, galardonado como mejor actor del certamen. A otros como McGregor por su trabajo en The Mauritanian Railway el reconocimiento Cecilio Paniagua por mejor fotografía lo animaba a seguir buscando historias.

En una edición a la que se presentaron unos 2.000 cortos de más de 85 países no era de extrañar la diversidad de culturas, idiomas, perspectivas, historias… El proclamado mejor director artístico David Larousse por Les Miserables contó los orígenes reivindicativos de su historia y por qué tuvo que ser ficcionada. Por su parte la actriz Sonia Sanjariz subió al escenario con un elegante hiyab negro a recoger el premio al mejor guión por Retouch de Kavev Mazaheri. En la lista de internacionales destacaron también Bomboné de Rakan Mayasi como mejor corto Movistar. Una familia de verdad de Israel Medrano fue el mejor corto Iberoamericano, este director pidió ir acompañado por su equipo porque quiso contar con la gente que creyó en él y le ayudó a sacar el proyecto adelante, dedicó el premio a esos soñadores que cuentan historias, a los que hacen cine.

En el ámbito nacional Madre de Rodrigo Sorogoyen fue la premiada, el Mejor Corto Andaluz y Almeriense fue Cahorro de Jesús Rivera.

La categoría Ópera Prima, reservada para el final de la gala, parecía cantada porque era casi obligatorio el premio a Verano 1993, como dijo uno de los actores del film, Fermí Reixarch, durante la rueda de prensa de la película. Esta ópera prima autobiográfica de Carla Simón ha conquistado el panorama europeo con 5 reconocimientos entre ellos el prestigioso Berlinale, además es una de las elegidas para representar a España en los Óscar. Sencilla, intimista, inmersiva habla del SIDA sin nombrarlo, así transmite el tabú con el que lo vivió la directora. La productora de la cinta Valeríe Delpierre recogió el premio a la mejor Ópera Pirma y mejor dirección en su discurso alentó a los soñadores y a las mujeres que quieran hacer cine.

La otra gran triunfadora en la categoría reina fue No sé decir adiós premiados por su interpretación como mejores actores de la categoría Nathalie Poza y su compañero de reparto Juan Diego.

“Nos vemos en las pantallas”, saludo de despedida de Guillén cuervo a la noche del cine almeriense.

No hay comentarios

Dejar una respuesta