Cuando la Divina Comedia saltó por los aires y un Funeral nada...

Cuando la Divina Comedia saltó por los aires y un Funeral nada convencional

Compartir
NoGravity Dance en El Ejido.
NoGravity Dance en El Ejido.
NoGravity Dance en El Ejido.

El Festival de Teatro de El Ejido sorprendió, este sábado, con uno de sus platos fuertes, la obra de la compañía italiana ‘No Gravity Dance’ y la obra que rinde homenaje a Dante al estar inspirada en la Divina Comedia. De ahí que este espectáculo, denominado ‘Del inferno al paraíso’, rompiera con cualquier tópico preconcebido en torno a la danza, ya que fue más allá del movimiento y el pensamiento. Sin duda, fue un desafío constante a las leyes de la física para romper con la gravedad en ese objetivo de elevar al espectador a otra atmósfera. El domingo, Concha Velasco y Antonio Resines presentaron la obra El Funeral. 

La idea era reflejar sobe el escenario a esos hombres y mujeres, terrestres y divinos, que Dante narró. Por eso, no se trataba de ver cuerpos ni de escuchar palabras, sino de dejarse llevar por los sentimientos, deseos y los pensamientos que provocaban esas almas que volaban y flotaban sobre el escenario.

Sin lugar a dudas esta obra sorprendió por su puesta en escena que, sin más elementos que los cuerpos casi desnudos de los seis bailarines, consiguió crear un ambiente distinto que atrapó al espectador que siguió cada movimiento intrigado para ver hacía dónde le llevaba. Y es que, sobre un plano negro y frontal se presentaban los bailarines. Todos ellos flotaban y volaban sobre el escenario como pájaros para encontrarse, agruparse y separarse hasta conseguir formar distintas figuras, plegarse sobre sí mismos o caminar los unos sobre los otros.

El público disfrutó de una arquitectura escultural perfecta que encarnaba el pensamiento, la controversia y las emociones de Dante, pero, también, fue rebelde en manifestaciones o representaciones que se vieron para definir los siete pecados capitales, el llanto a las puertas del purgatorio o el miedo de la incertidumbre hacia lo desconocido.

Todos estos elementos son el punto de apoyo y de partida que el director Emiliano Pellisarí fusionó a la hora de crear esta perfomance que logró provocar al público de El Ejido con esa encrucijada entre magia, la ilusión y el circo de unos pasajes que, como él bien apuntó, están inspirados en el teatro barroco y  esa convicción personal de este director de que el arte debe, ante todo, transmitir emociones a través de la belleza, el sueño y la sorpresa.

Concha Velasco y Antonio Resines protagonizaron El Funeral.
Concha Velasco y Antonio Resines protagonizaron El Funeral.

El Funeral

El domingo, el público del Festival de Teatro de El Ejido disfrutó de El Funeral, una comedia protagonizada por Concha Velasco y Antonio Resines y escrita y dirigida por Manuel M. Velasco.

Los asistentes al velatorio se vieron envueltos en los acontecimientos de una función en la que pudieron participar, ya que Concha Velasco interactuó con el público presente, hizo numerosas referencias y guiños a El Ejido y a su Festival de Teatro e incluso bajó del escenario para recorrer la platea y acercarse a su ‘Butaca de Honor’. 

La actriz vallisoletana, interpretó de manera magistral a Lucrecia Conti, una diva del cine, el teatro y la televisión recién fallecida, estuvo acompañada en el velatorio por Resines, que dio vida a Alberto Luján, su representante; y por dos nietas, Ainhoa y Mayte (Clara Alvarado y Cristina Abad), así como por Miguel (Emmanuel Medina), un primo lejano cuyo parentesco real era desconocido. 

Lo que parecía que iba a ser una conmovedora despedida llena de homenajes, se tornó en una sorprendente comedia al aparecerse a los presentes Lucrecia, en forma de fantasma, que se resistía a pasar a mejor vida sin dejar resueltos algunos asuntos profesionales y personales. 

No hay comentarios

Dejar una respuesta