Conociendo la masonería almeriense

Conociendo la masonería almeriense

La quinta edición de las Jornadas de Masonería en Almería acercan la realidad de este grupo a una sociedad que sigue sin conocerlos a fondo

Compartir
De izquierda a derecha, Manuel Barea, Stuart Walters y Luis Díaz Velázquez
De izquierda a derecha, Manuel Barea, Stuart Walters y Luis Díaz Velázquez
De izquierda a derecha, Manuel Barea, Stuart Walters y Luis Díaz Velázquez

Vamos tarde a una rueda de prensa que empezaba a las 11:30. Entramos en la sala y, efectivamente, ya ha empezado. Nos sentamos como podemos al fondo intentado pasar desapercibidos. En el estrado, los presentes hablan de unas jornadas de masonería en Almería. Por fin nos vamos a enterar de una vez de quiénes son los masones y, ¿conoceremos a algunos de los que participaron en la conspiración juedomasónica?

Ya han hablado Manuel Barea Rodríguez, Gran Oficial de Comunicación de la Gran Logia Provincial de Andalucía, y el decano de la Facultad de Humanidades de la UAL, Francisco Javier García González. Termina su intervención Luis Díaz Velázquez, Venerable Maestro de la Logia Ágora 121 de Almería, presentando a Stuart Walters, que da nombre a estas V Jornadas de Masonería.

Stuart Walters
Stuart Walters

Stuart habla en inglés. Se hizo masón hace casi 25 años a través de sus compañeros de trabajo, «lo invitaron a participar en la logia y su vida cambió, aprendió los principios para ser un hombre de virtud y de verdad», traduce Manuel López Muñoz, catedrático de la UAL en Filología Latina. Stuart, cuando llegó a España, se instaló en Mojácar y se unió a las logias de la zona.

«Hacer de hombres buenos, hombres mejores»

Como suele ocurrir en estos casos, son más interesantes los turnos de preguntas que la propia rueda de prensa. Más aún teniendo en cuenta que la masonería sigue siendo una gran desconocida para la mayor parte de la sociedad. «¿Cuántos masones hay en Almería?», pregunta una de las periodistas. «Unos 60, repartidos en cuatro logias y unos 400 hermanos en toda Andalucía», responden desde el estrado. No obstante, debemos aclarar que se refieren solamente a la Gran Logia de España, pues existen otras órdenes con presencia en nuestro territorio. El desconocimiento sobre la masonería, a veces es total: «¿Qué es una logia y en qué se diferencian unas de otras?», vuelven a preguntar. Las logias son pequeños grupos, la base fundamental del trabajo, «pequeños grupos que se organizan por cercanía». Aparece la palabra trabajo. «¿Qué tipo de trabajos se hacen?», continúan las preguntas. Son reuniones de masones, son el ritual, y también trabajos escritos que desarrollan los miembros de la logia según su grado, que tienen por campo de estudio la simbología masónica o su historia.

Son preguntas sencillas, básicas, reflejo de una sociedad que sigue sin conocer la masonería y de una masonería que se mueve entre el secretismo y pequeños eventos de este tipo en el que, paradójicamente, siguen exhibiendo cierto hermetismo. «En la sociedad de hoy, ¿para qué sirven los masones?». La pregunta ya no busca saber qué es la masonería sino, dando por hecho la dificultad de entenderla, sencillamente averiguar su utilidad. En este sentido, los masones allí presentes sí lo tienen claro: aparte del crecimiento personal, los logias desarrollan una loable actividad de carácter filantrópico: colaboran con Cáritas o con Debra, dedicada a la enfermedad de Piel de Mariposa, a la que han donado 75.000 euros en Andalucía. «La masonería sirve para el reflexionamiento de la persona, intentamos hacer de hombres buenos, hombres mejores», indican.

Mujeres y masonería

Stuart Walters, Manuel Barea, Francisco Javier García y Luis Díaz en la presentación de las V Jornadas de Masónería en Almería
Stuart Walters, Manuel Barea, Francisco Javier García y Luis Díaz en la presentación de las V Jornadas de Masónería en Almería

Hombres. Se ha nombrado la palabra. Viendo el panorama, efectivamente vemos a cuatro hombres hablando y un quinto traduciendo, presentando unas jornadas donde las conferencias las imparten, también, dos hombres. Levantamos la mano, la pregunta hay que hacerla. «¿Cuál es el papel de la mujer en estas jornadas y, en general, en la masonería?», les decimos. Sabemos que es un tema incómodo para la masonería, que provoca que se revuelvan en su asiento. Miradas entre los periodistas. Sonrisas de algunos. Caras de extrañeza en otros que, seguramente, no conozcan esta particularidad de la masonería. Se ha tocado hueso.

«Somos de la Gran Logia de España, la mayor orden que hay en España, masones regulares. Dentro de esa regularidad no aceptamos trabajar conjuntamente con mujeres, pero eso no quiere decir que la masonería no tenga mujeres», responde Manuel Barea. Dentro de la masonería hay que indicar que existen logias masculinas, femeninas y mixtas; cada masón es libre de entrar en la que quiera. «Está la Gran Logia Femenina de España y la Gran Logia Simbólica de España [mixta], es una elección personal». Continúa Barea: «en estas jornadas no se va a hablar de mujer y masonería, aunque es verdad que es un tema que se trató en jornadas anteriores extensamente». A la vez. resalta la gran afluencia de mujeres masonas a las conferencias, adscritas a otras logias.

Una vez abierta la brecha, otra periodista pregunta cuál es el argumento de la Gran Logia de España para no incluir a las mujeres. «La Gran Logia Femenina de España no admite a hombres y la Gran Logia de España no admite a mujeres. Es como si quisiéramos que en el Real Madrid también hubiese mujeres: hay fútbol femenino y fútbol masculino. Nuestros rituales los venimos heredando desde antes de la Edad Media, que en el caso de la Gran Logia de España son rituales donde no participan las mujeres», continúa Gran Oficial de Comunicación de la Gran Logia Provincial de Andalucía. «La masonería tiene 300 años de antigüedad, no había mujeres en las primeras logias, pero ahora tienen sus propias logias femeninas», añade en inglés Stuart Walters.

Luis Díaz Velázquez, cara visible de la masonería almeriense

Sello de la Logía Ágora 121, de Almería, adscrita a la Gran Logia de España
Sello de la Logía Ágora 121, de Almería, adscrita a la Gran Logia de España

Seguimos sin tener claros esos conceptos. Tras terminar la rueda de prensa, le hacemos una pequeña entrevista a Luís Díaz, perteneciente a la Logia Ágora 121, adscrita a la Gran Logia de España, con 16 de años de antigüedad. Tiene unos 15 miembros, «estamos creciendo, estamos fuertes», asegura Díaz Velázquez, Venerable Maestro de esta logia, que reconoce abiertamente ser masón. No nos puede indicar qué otros masones hay en Almería ni dónde está su sede, solamente nos puede decir que está en Roquetas de Mar. También hay logias de otras órdenes presentes en Almería, como la Gran Logia Simbólica Española, mixta, que se encuentra en Alhama de Almería.

Luis Díaz Velázquez
Luis Díaz Velázquez

Volvemos a preguntarle qué es un trabajo. «Como herederos de los masones operativos, hemos adoptado las herramientas al ámbito filosófico», nos indica Son trabajos escritos, de investigación, disertaciones, pequeños ensayos, sobre la propia masonería, sus herramientas, su historia y su utilidad para el presente. También se le llama «trabajos» a las propias reuniones.

Luis Díaz Velázquez es la cara visible de la masonería en Almería. Los masones no deben descubrir el nombre de otros miembros, pero Díaz Velázquez sí nos reconocen que pertenecen a todos los ámbitos sociales y laborales.

Profundizamos en su persona. Díaz Velázquez llega a la Logia Ágora 121 a través de su carrera de Historia, investigación en Historia Contemporánea, interesándose por la historia de la masonería, el Siglo de las Luces, carbonarios, etc. «Profundicé en el tema de la masonería, su ideología me gustaba, junto a su modelo de organización y trabajo, y así fue como entré en contacto con la Gran Logia de España», nos confiesa.

Quizás las preguntas no deban encaminarse a entender qué es la masonería, sino algo más importante: qué le aporta a sus miembros. A Díaz Velázquez le ha dado «un método de trabajo sobre mi mismo, a base de alegorías y simbologías. El término es ‘maduración‘». También le ha permitido «disfrutar de hermanos con una categoría tanto espiritual como académica y de preparación en todo el ámbito de la masonería y la simbología enorme».

Masonería, siglo XXI y Derechos Humanos

Cartel de la V Jornadas de Masonería en Almería
Cartel de la V Jornadas de Masonería en Almería

Hablamos con Luis Díaz, finalmente, sobre estas V Jornadas de Masonería en Almería ‘Stuart Walters’, que se celebrarán el 2 y 3 de mayo en la sede de la UNED, y que ya contó con gran repercusión en pasadas ediciones. Son organizadas por la Universidad de Almería, la UNED, la Gran Logia de España, la Gran Logia Provincial de Andalucía y la Logia Ágora 121 de Almería.

Desde la segunda edición, dan por título a sus jornadas a «hermanos que, tanto para la provincia, como los masones en concreto han tenido un papel relevante». Este año se ha elegido a Stuart Walters: «venimos de una historia negra, como fue la dictadura del general Franco, y la completa erradicación de la orden masónica en nuestro país». Así, «los hermanos ingleses y franceses tuvieron muchísima relevancia en la organización de nuevo una vez restaurada la democracia en España. Stuart Walters es uno de los enlaces más importantes que han propiciado una mayor comunicación y relación entre los masones de habla inglesa y los de habla castellana».

Se acerca a nosotros Stuart Walters, a quién le preguntamos también qué le ha dado la masonería. Se ríe, mira a su esposa y le hace la misma pregunta. Termina asegurándonos que la masonería le aporta «estructura, compañía, fraternidad, verdad, luz».

La conferencia del 2 de mayo, de la mano de Rafael Mateo, doctor en Derecho por la Universidad de Córdoba, se titula ‘La Masonería española en el siglo XXI‘. «Si a día libertad, igualdad, fraternidad, tolerancia y beneficencia no hacen falta en la sociedad, que paren el tren que me bajo», nos indica Luis Díaz, amoldándose a una sociedad como la nuestra que busca lo tangible, lo útil, que se pregunta sobre la función de la masonería.

Por su parte, el protagonista del 3 de mayo será Jaume d’Urgell, «un conferenciante de primer nivel», que ha sido presidente de la Fundación Internacional de Derechos Humanos. Su conferencia, precisamente, se titula ‘Masonería y Derechos Humanos: la defensa de la Dignidad Humana‘. «Las coincidencias como de concepto e ideológicas entre la Declaración Universal de Derechos Humanos y la masonería son enormes, y que sea Jaume d’Urgell quien las explique es muy bonito y muy interesante».

Terminamos, sin más preguntas, al Venerable Maestro de la Logia Ágora 121 de Almería, Luis Díaz Velázquez. Pesa sobre la masonería un juicio injusto, a la que se le atribuyen todo tipo de conspiraciones y prácticas demoníacas. «Si me lo vas a preguntar, ya hemos cambiado las vírgenes por los bebés para los sacrificios», asegura irónicamente Luis, indicando con una mezcla entre amargura y humor que frases de ese tipo le han llegado a preguntar en otras ocasiones.

No hay comentarios

Dejar una respuesta